martes, 24 de noviembre de 2015

Microcuento Twiter

La vida sigue, pero cada noche aprieta la tecla de llamada rápida, para hablar con una madre que jamás podrá contestar
Publicar un comentario