viernes, 9 de marzo de 2012

"Espejos" de Galeano

De deseo somos (pag. 1)
La vida, sin nombre, sin memoria, estaba sola. Tenia manos pero no tenia a quien tocar. Tenia boca, pero no tenia con quien hablar. La vida era una, y siendo una era ninguna. Entonces, el deseo disparo su arco. Y la flecha del deseo partió la vida al medio, y la vida fue dos. Los dos se encontraron y se rieron. Les daba risa verse, y tocarse.

Este el último libro que hemos leído en el club de lectura de La Codosera. Os invito a visitar nuestro blog,  donde podréis descubrir otras lecturas interesantes  y nuestra reflexiones sobre los mismos.
http://lecturacodosera.blogspot.com/
Publicar un comentario