martes, 21 de diciembre de 2010

Eclipse de Luna

Mi casa esta llena de hadas y duendes, tienen abiertas las puertas de mi corazón y el de mis gatas y juntas nos sentimos genial, ellas me regalan un poco de magia y sobre todo ilusión y esperanza y yo les ofrezco mi fe y un cálido hogar, palabras, música, danzas, cuentos...  

Cuando ocurre un eclipse de luna, es importante aprovechar el momento, porque te ayuda en cualquier tipo de magia que desees realizar, ya que para los creyentes en la unión del sol y la luna.

Hoy de regalo, un cuento:
 
Los hindúes a principios de nuestra era trataron de explicar los eclipses de luna mediante el mito de RahuBhágavat Purana, entre otros). Los semidioses y los demonios batieron el océano de leche (uno de los siete exóticos océanos lejanos, dentro de este mismo planeta) para extraer el (que se cuenta en el néctar de la inmortalidad. Cuando éste se produjo, una forma femenina del dios Vishnú los hizo formar fila. Primero les entregaría un trago a cada semidiós y luego repartiría el resto entre los demonios.

Rahu entonces adoptó forma de semidiós para participar de la primera dosificación de néctar. Cuando le tocó su turno y levantó la copa para tomar una gota de néctar, Soma (dios de la Luna) se dio cuenta de la impostación y le avisó a Vishnú, quien le cortó la cabeza al demonio con su disco chakra. Como Rahu ya tenía la gota de néctar en la boca, su cabeza se volvió inmortal, quedó colgada de la bóveda celeste y cada tanto se come a la Luna en venganza.

Cuando sucede un eclipse, los hindúes se ocultan temerosos en sus casas, ya que lo consideran un acontecimiento "inauspicioso" (a-shubha).

Publicar un comentario