viernes, 2 de julio de 2010

Voluntariado Lector

Como os anunciaba en otra entrada, la semana pasada estuve impartiendo unas sesiones sobre adecuación lectora, dentro de los cursos para Voluntariado lector en Cáceres y Mérida, con la Asociación de Gestores Culturales de Extremadura, puedes visitar su WEB AGCEX, tuve la suerte de contar con la presencia de Daniel Casado en Cáceres, quién nos aporto sus conocimientos sobre literatura, y a quien recomiendo que conozcais y Ana Toro de la AGCEX en Mérida, implicada con este tipo de voluntariado lector, que significa un compromiso con las personas, un tiempo compartido no un voluntariado social, en detrimento de los profesionales del sector social . 
Se ha creado un blog sobre el proyecto  http://libroscercanos.blogspot.com/
Para mí esta experiencia era nueva, pero fue muy gratificante poder investigar antes de las sesiones sobre lo que significa leer a otras personas, así como experiencias previas que ya existen, y sobre todo disfrutar cada sesión con un grupo de personas entusiasmadas con hacer las cosas bien y sobre todo con compartir su tiempo. Fueron tres horas de largas conversaciones y algunas dinámicas que había preparado.
 
Cuando vamos a leer a otra persona, debemos agudizar nuestras capacidades de escucha y observación para adecuar la lectura que vamos a elegir, sobre todo si esa persona esta impedida o no puede hablar, tenemos que ser capaces de descubrir sus intereses, sus necesidades y que lecturas le pueden motivar, cada persona es diferente por eso denemos tener en cuenta sus circunstancias concretas.

Adecuar una lectura tiene que ver con el nivel de entendimiento y comprensión de esa persona, pero sobre todo estamos ante un proceso de motivación y animación hacia la escucha de una lectura, de un momento en compañía de una persona y de otros mundos imaginados.

Sabemos que existen diferentes géneros literarios, podemos elegir textos periodísticos, libros de aventuras, poesía, novela romántica, cuentos, novelas de aventuras.

Algo, que podemos tener en cuenta a la hora de elegir un libro, es pensar en que tiene que ser algo cercano, normalmente nos gusta escuchar historias donde nos sintamos comprendidos.

Además hay que tener en cuenta que la lectura posee múltiples funciones, todas ellas relacionadas estrechamente. Leemos para evadir la realidad, para realizar una actividad, para estudiar, para buscar información.

Leer sirve para comprender mejor el lenguaje y las costumbres de un pueblo, y para identificarse con su tradición oral y escrita.

Por esto y por otras razones, recomiendo empezar con relatos de tradición oral, empezar con relatos cortos, cuentos, se podría alternar con poesía, debido a que disponemos de poco tiempo y las sesiones se suelen espaciar una vez a la semana, las personas somos inmediatistas, necesitamos saber que pasa, resulta muy dificil mantener la atención de una semana a otra además, que cada semana, habría que repetir lo anterior, además normalmente este tipo de actividades se harán en grupo, rara vez se lee a una persona individual, por lo que tenemos que tener en cuenta a todas las personas y sus diversas circunstancias

Si tenemos en cuenta que es lo buscamos al leer o que busca la persona que nos escucha, nos ayudará a elegir la lectura adecuada, a tener en cuenta, que si buscamos ofrecer información busquemos textos periodísticos, si buscamos deleitar o simplemente escuchar por placer podríamos leer poesía, novela o cuento, cartas.

En tal sentido la lectura es placentera, nos reconforta, la disfrutamos. si buscamos aprender podríamos hacerlo a través de novelas históricas o ensayos sobre temas concretos.  
 
Las personas buscan encontrarse reflejados en los textos, por lo que los cuentos que hablan de la cotidianidad, de situaciones comunes, le suelen motivar.  Las historias de fantasía, de aventuras, están llenos de imágenes que generan positividad y ganas de vivir.

Algo interesante que encontré en mi investigación de preparación de las sesiones fueron los libros de lectura fácil, que se adecuan a personas con dificultades, según explican: 
El proyecto “Extemadura vive la fácil lectura” se desarrolla en Extremadura y va destinado a colectivos con más dificultades para la lectura y el hábito lector. Pretende garantizar que el libro y la lectura llegue a tod@s sin exclusiones y atendiendo a las diferentes capacidades de comprensión lectora, con especial atención a los colectivos más vulnerables, esto es, a las personas que tienen más dificultades de acceso.
 
Los más veteranos son los miembros de la Asociación Lectura Fácil, una entidad sin ánimo de lucro con sede en Barcelona (Cataluña), integrada por personas vinculadas a la docencia y a otras actividades profesionales, que comparten la voluntad de impulsar y dar apoyo a la producción y difusión de materiales de LF... En la Universidad Autónoma de Madrid desarrolla su trabajo el grupo de investigación UAM-Fácil Lectura...En Pontevedra (Galicia), la BATA (Baion Asociación Tratamiento del Autismo) ha creado y publicado con Kalandraka Editora la colección Makakiños... una de las primeras iniciativas en Extremadura es el lanzamiento de la colección de libros Biblioteca de Cabecera, destinada a los enfermos hospitalizados en la red del Servicio Extremeño de Salud... Partiendo también de las diretrices emitidas por la IFLA, la Asociación Europea ILSMH (International League of Societies for Persons with Mental Handicap, hoy redenominada Inclusion Europe) ha acometido el proyecto de desarrollar una directrices más amplias para la información de fácil lectura y de traducirlas a todas las lenguas de la UE.
Para ampliar información pincha en este enlace Extremadura vive la Fácil lectura.
Publicar un comentario