martes, 23 de febrero de 2010

Un dolor enquistado.

un dolor enquistado

¿Cuento autobigráfico?

Deja de llorar y camina; repetían a mi alrededor, mientrás la parte derecha de mi cuerpo estaba paralizada. En aquel instante me puse una coraza, me tragué las  últimas lágrimas y adelanté el pie derecho, el hormigueo del pie cesó dando paso a un dolor enquistado en el alma y el corazón, pude caminar pero no he podido volver a sentir nada.

Publicar un comentario