martes, 13 de noviembre de 2007

aquella tarde

Aquella tarde, te mire a los ojos y supe que no podría dejar de mirarte nunca, supe que ese brillo especial me iba a acompañar para siempre, sonreíste y desapareciste un instante entre los hilos del arco iris....tu piel pálida, enmarcando el rostro tu pelo negro, tus ojos azules como el cielo infinito y un vestido de tul malva sobre tu cuerpo delicado... vuelas por encima de mis sueños, inspiras mis palabras desde aquella tarde HADA en que te ví y me sonreíste, una brisa cálida y un tintineo lejano de campanillas delata tu presencia, tras la caída de una hoja, tras la gota de lluvia...te descubro HADA...
Publicar un comentario